¿Por que es saludable?.

El aire es para respirar y no para calentar.

 

La radiación por infrarrojos tiene un efecto saludable sobre el cuerpo. Los rayos infrarrojos son comparables a los rayos del Sol, pero no emiten los dañinos rayos UV. Cuando son absorbidos por la piel se crea una agradable sensación cálida que se parece al calor solar. Esto estimula la circulación en el cuerpo. Los infrarrojos se utilizan hace años en aplicaciones medicas para un mejor proceso de recuperación. Especialmente con dolor muscular y dolor en las articulaciones.

 

La calidad del aire representa un papel importante para un ambiente saludable. La humedad del aire y la presencia de partículas de polvo y ácaros determina la calidad del mismo.

 

Con los paneles infrarrojos no hay circulación del aire como cuando se hace calefacción por convección o aire acondicionado, los infrarrojos calientan las paredes, muebles y techos, por lo que reduce la humedad relativa de la habitación. Aquí no hay circulación de polvo y ácaros. Esto es especialmente bueno para personas con alergias o problemas en las vías respiratorias. Los alérgicos pueden respirar hondo ya que no hay partículas de polvo, polen, bacterias, ni esporas.

 

En contraposición con los medios de calefacción habituales, la calefacción infrarroja penetra en el cuerpo, fortaleciendo la propia fuerza curativa del organismo mismo y de su sistema inmunológico, nos ayuda a compensar las cargas producto de la electropolusión.