¿Son los sistemas de calefacción malos para la salud?

El factor que mas influye en las partículas de polvo humeantes es la temperatura de la resistencia del calefactor. Si la temperatura es demasiado alta, el polvo se quema y se liberan gases tóxicos y partículas microscópicas denominado carbonización del polvo. Esto sucede en dispositivos de calefacción como los radiadores, calentadores de ventilador y convectores, ya que el diseño del calefactor calienta el aire a las altísimas temperaturas.

Carbonización del polvo ¿Qué es en realidad?

Carbonización del polvo: el riesgo en el interior es mayor

La importancia de una ventilación y calefacción es mayor en los espacios interiores. Por cierto, la carbonización del polvo es la razón por la que el calentamiento con agua caliente ha prevalecido sobre el calentamiento con resistencia eléctrica. Con una circulación adecuada del agua, las temperaturas se pueden mantener más bajas, para evitar la carbonización del polvo.

Todo depende del sistema de calefacción.

Como ya se mencionó, el riesgo de carbonización del polvo está estrechamente relacionado con las temperaturas de calentamiento. Los radiadores electicos en general y los que hacen girar el aire con el uso de ventiladores ​​calientan la superficie a altas temperaturas, produciendo la carbonización del polvo.

Por otro lado, los calentadores infrarrojos con una superficie de calentamiento más grande provocan una turbulencia de polvo baja, ya que trabajan con temperaturas superficiales más bajas. Por consiguiente, se reduce el riesgo de un aumento excesivo de temperatura de las partículas de polvo y, por lo tanto, evita la carbonización del polvo. Para reducir el olor a polvo y las turbulencias del polvo, se recomienda limpiar la superficie del calentador con regularidad.

Los calentadores de pared LarBis con sus superficies lisas son muy fáciles de limpiar y trabajan con temperaturas superficiales bajas. Los calentadores de techo Larbis con superficies de vidrio pequeñas y lisas no ofrecen áreas donde se pueda acumular polvo, y no permite acumular polvo en los calentadores de techo.

Conclusión

Se puede contrarrestar la carbonización del polvo eligiendo el calentador apropiado. Por lo tanto, vale la pena informarse de antemano sobre la carbonización del polvo y las temperaturas en la superficie del radiador. Con los calentadores interiores infrarrojos de Larbus, el riesgo de carbonización del polvo se puede reducir al mínimo. Los radiadores eléctricos infrarrojos utilizan bajas temperaturas superficiales, y el flujo de aire controlado evitan por completo este efecto.

Deja una respuesta

Suscríbete